30 Mar

Los Regímenes Aduaneros son aquellas operaciones que deben realizarse en relación a un destino aduanero concreto en los que se lleve a cabo una importación o exportación. Dichos regímenes están controlados por la normativa del Código Aduanero de la Unión Europea (CAU), que aunque ya en 2016 comenzó a estar vigente el código de regulación, no fue hasta el año 2020 cuando se implantó de forma completa. Su objetivo es etiquetar la finalidad de la entrada o salida de una mercancía.

Si la mercancía proviene de un Estado miembro de la Unión Europea hay total libertad comercial. Sin embargo, para el resto de países deben llevarse a cabo una serie de trámites.

Regímenes aduaneros definitivos

Nos encontramos con dos tipos en este caso:

Importación definitiva: cuando las cargas vienen para estar por tiempo indeterminado.

Exportación definitiva: cuando las cargas salen de un estado o país y permanecen en el país tercero de forma indeterminada. Para este tipo de exportaciones se debe contar con la colaboración de un agente de aduanas que actúe en representación del vendedor.

Régimen aduanero temporal

Importación temporal: en este caso las mercancías entran en un estado para quedarse con un fin durante un periodo determinado. Normalmente no debe pagarse cuota o impuestos al comercio exterior.

Exportación temporal: envío de mercancías con un objetivo específico durante un tiempo determinado que permanecerá en el extranjero.

Despacho libre práctica

En el caso delos despachos de libre práctica las mercancías son transportadas de lugares no procedentes a la Unión Europea y pretenden introducirse en el territorio europeo para darles uso o ser consumidas de forma privada.

Regímenes aduaneros de tratamiento especial

Existen varios dentro de esta categoría:

  • Tránsito: se da cuando las mercancías se envían de un país a otro atravesando un territorio de la Unión Europea.
    • Internas: en este caso las mercancías comunitarias atraviesan un país que no forma parte la Unión Europea y se envían a otro que sí lo es.
    • Externas: mercancías que se exportan a un país no comunitario sin necesidad de abonar derechos ni medidas para el control comercial.
  • Pare el almacenamiento: facilita que productos ajenos a la Unión Europea se incluyan. Además, están exentos de impuestos y aranceles por tiempo ilimitado. Puede estar almacenada de dos formas:
    • Depósitos aduaneros: área externa que permite almacenar mercancías indefinidamente sin impuestos.
    • Zona franca: en este caso están permitidas actividades comerciales y prestación de servicios cuando las autoridades aduaneras lo permiten. Las mercancías almacenadas en estas zonas podrán exportarse y reexportarse a un país tercero o trasladarse a un Estado miembro de la Unión Europea.
  • Transformaciones: pueden ser de dos tipos:
    • Para el perfeccionamiento activo o RPA: productos que no forman parte de la Unión Europea pero pueden ser transportados por el territorio sin hacer frente a tasas arancelarias o diferentes impuestos. Interesantes para aquellas empresas cuya actividad sea industrial y produzcan bienes para exportación que estarán exentos de pago del IVA.
    • Perfeccionamiento pasivo RPP: en este caso los productos son comunitarios y tienen la finalidad de transportarse a terceros países de fuera de la Unión Europea normalmente de forma temporal. Una vez transformada la mercancía puede volver a introducirse en el territorio a través de despacho a libre práctica con exención de derechos como importadores.
  • Sujetos a destinos especiales: dentro de esta tipología existen dos tipos de regímenes especiales:
    • Importaciones temporales: Aquellas mercancías que sin ser europeas se transportan a través del TAU. Normalmente cuentan con exenciones parciales o totales del pago del IVA.
    • Sujetas a un destino final: exentos de derecho o con tratamiento especial con ventajas fiscales.

¿Necesitas más información sobre regímenes aduaneros? ¡Descarga nuestra APP y realiza tu consulta de forma sencilla!

Dejar un comentario